Tipos de cortinas más habituales, encuentra la tuya

Tipos de cortinas más habituales

Repasar los tipos de cortinas más habituales puede ser una gran ayuda para ti, si estás en pleno proceso decorativo de tu hogar. Toma nota de las opciones que tienes.

Tipos de cortinas más habituales

Tipos de cortinas más habituales

Estos son los tipos de cortinas más habituales.

  • Cortinas con soporte. Son perfectas para cualquier clase de ventana y se pueden confeccionar con diferentes tipos de tejidos. Son las más adecuadas para los salones y las salas, sobre todo si se cuenta con un espacio amplio. Dado su volumen habitual, lo mejor es optar siempre por colores neutros. Si buscas reducir el paso de luz entonces es mejor que optes por colores más oscuros, aunque lo ideal es aprovechar al máximo la luz natural.

  • Cortinas austríacas. En este caso hablamos de un tipo de cortinas que cuentan con un soporte de argollas al que se unen por cables. Se utilizan para su creación tejidos ligeros y son muy adecuadas para los dormitorios. También para las cocinas o los baños, si se cuenta con este tipo de elementos decorativos.

  • Estores. Se trata de una sola pieza de tela que se va doblando sobre sí misma. Se utiliza un cordón o una varilla. Se suelen emplear en grandes ventanales. También son muy útiles para aligerar la carga decorativa. Hay muchas opciones, dependiendo del efecto que se quiera conseguir, se apostará por tejidos lisos o estampados, y por colores más neutros o más vivos. Es común utilizarlas en todas las estancias de la casa.

  • Paneles japones. Los paneles son ideales para cualquier clase de decoración y para todo tipo de ventanas, pero son perfectos cuando hablamos de grandes ventanales o de puertas que dan acceso a terrazas, patios o jardines. Lo ideal es que vayan casi desde el techo hasta el suelo. Una vez más, la tela escogida da un aire u otro a la estancia en la que se ubiquen.

Ahora ya conoces los tipos de cortinas más habituales.

Cortinas integradas en la decoración con acierto

cortinas integradas en la decoración

Las cortinas son el punto y final a la decoración de cualquier vivienda. Lo habitual es que se adquieran cuando ya se cuenta con el resto de la decoración, aunque hay quienes tienen este elemento como punto de partida. En este artículo te mostramos cómo conseguir cortinas integradas en la decoración con acierto.

¿Cómo conseguir cortinas integradas en la decoración?

cortinas integradas en la decoración

A continuación, te enseñamos cómo lograr cortinas integradas en la decoración con éxito:

  1. Cortinas lisas. Siempre que dudes entre un estampado o una cortina lisa, es mejor que apuestes por la lisa. Por varias razones, primero porque es más combinable, segundo porque no te cansarás de ellas con tanta facilidad y tercero, porque si dudas será por algo. Ten en cuenta que unas cortinas estampadas limitan mucho el resto de la decoración, ya que de por sí tendrán una gran carga decorativa.

  2. Estampados sencillos. Si finalmente optas por un estampado, procura que sea sencillo, para que no te ocurra lo que comentábamos en el apartado anterior, que te canses o que limite la decoración. Solo si quieres que las cortinas sean el centro de la decoración, escoge un estampado llamativo. Es decir, solo si pretendes que todo el mundo que entre en la estancia se fije principalmente en tus cortinas.

  3. Usa varias capas. Es muy adecuado que en algunas habitaciones de tu hogar, como los dormitorios o el salón, utilices más de una capa. La mejor opción es que uses un visillo, de un tejido ligero y blanco, para que esté puesto en todo momento, y a cada lado una cortina más gruesa que estarán echadas en los momentos que no desees que entre claridad o que busques una mayor intimidad.

  4. Combinar. Las cortinas es adecuado que combinen con el resto de los elementos decorativos de la estancia, no quiete decir que tengan que ser iguales, sino que deben ser de una gama de colores que se integren bien unos con otros.