Cortinas integradas en la decoración con acierto

cortinas integradas en la decoración

Las cortinas son el punto y final a la decoración de cualquier vivienda. Lo habitual es que se adquieran cuando ya se cuenta con el resto de la decoración, aunque hay quienes tienen este elemento como punto de partida. En este artículo te mostramos cómo conseguir cortinas integradas en la decoración con acierto.

¿Cómo conseguir cortinas integradas en la decoración?

cortinas integradas en la decoración

A continuación, te enseñamos cómo lograr cortinas integradas en la decoración con éxito:

  1. Cortinas lisas. Siempre que dudes entre un estampado o una cortina lisa, es mejor que apuestes por la lisa. Por varias razones, primero porque es más combinable, segundo porque no te cansarás de ellas con tanta facilidad y tercero, porque si dudas será por algo. Ten en cuenta que unas cortinas estampadas limitan mucho el resto de la decoración, ya que de por sí tendrán una gran carga decorativa.

  2. Estampados sencillos. Si finalmente optas por un estampado, procura que sea sencillo, para que no te ocurra lo que comentábamos en el apartado anterior, que te canses o que limite la decoración. Solo si quieres que las cortinas sean el centro de la decoración, escoge un estampado llamativo. Es decir, solo si pretendes que todo el mundo que entre en la estancia se fije principalmente en tus cortinas.

  3. Usa varias capas. Es muy adecuado que en algunas habitaciones de tu hogar, como los dormitorios o el salón, utilices más de una capa. La mejor opción es que uses un visillo, de un tejido ligero y blanco, para que esté puesto en todo momento, y a cada lado una cortina más gruesa que estarán echadas en los momentos que no desees que entre claridad o que busques una mayor intimidad.

  4. Combinar. Las cortinas es adecuado que combinen con el resto de los elementos decorativos de la estancia, no quiete decir que tengan que ser iguales, sino que deben ser de una gama de colores que se integren bien unos con otros.

Cómo colocar cortinas sin taladro de forma sencilla

cortinas sin taladro

Después de decorar tu casa, hay ocasiones en las que no quedas satisfecho con los cambios que has introducido, pero entonces para algunos de ellos es demasiado tarde. Esto sucede porque quizás te has dado demasiada prisa en introducir los diferentes elementos, en otras simplemente porque hasta que no se ven los resultados definitivos no se puede tener una opinión de peso. Para evitar que te suceda al vestir tus ventanas, te mostramos cómo colocar cortinas sin taladro.

Cómo colocar cortinas sin taladro

cortinas sin taladro

Para conseguir colocar cortinas sin taladro lo principal es encontrar modelos que admitan otro tipo de anclajes, te mostramos algunos de ellos:

  • Portavisillos. Es uno de los sistemas para anclar cortinas y visillos más clásico, eso sí, siempre deben estar hechos con un tejido ligero para que el portavisillos soporte el peso. Para el anclaje se pueden utilizar alcayatas, presión o adhesivos.

  • Sistema de presión. Sirve para estores y cortinas. Se coloca un perfil entre los junquillos de las ventas.

  • Sistema lapa. Es válido para estores plegables y enrollables. El anclaje cuenta con un potente adhesivo en una de sus caras, y una ranura en la otra para colocar los mecanismos del estor. Lo habitual es colocar el adhesivo sobre el cristal o la carpintería de la ventana.

  • Sistema de lapa y presión. Consiste en combinar los dos sistemas anteriores y se utiliza con estores y cortina.

  • Soportes. Dejamos para el final los soportes, ya que seguramente sea el diseño más actual, puesto que puedes disfrutar de él desde hace poco tiempo. Dispone de un anclaje fino que cuenta con una uña prensil para sujetarse al borde superior de la hoja de la ventana. Su colocación garantiza que se pueda abrir la ventana.

Ahora ya conoces varios métodos diferentes para saber cómo colocar cortinas sin taladro.