Cambiar las cortinas, ¿ha llegado el momento?

Cambiar las cortinas

Para muchas personas su casa refleja como ninguna otra cosa su personalidad y su estilo de vida. Por eso, siempre están pensando como introducir pequeñas o grandes mejoras, para estar más cómodos y para que su vivienda tenga un mejor aspecto. Son muchos los detalles que componen un hogar y, salvo que tengamos una situación económica muy desahogada, parece difícil que podamos renovarlos todos a la vez y cada poco tiempo. Así que, es muy importante que decidamos qué partes de nuestra casa necesitan más una renovación. Uno de los grandes olvidados suelen ser las cortinas. Sin embargo, no podemos olvidar que se trata del objeto decorativo que a buen seguro ocupa una mayor superficie de nuestra vivienda. Para que siempre esté en las mejores condiciones, veamos cuándo es necesario cambiar las cortinas.

Cómo saber que ha llegado el momento de cambiar las cortinas

Cambiar las cortinas

Veamos de manera esquemática cómo saber que ha llegado el momento de cambiar las cortinas de nuestro hogar:

  • Decoración. Si hemos cambiado la decoración de nuestra casa es posible que las cortinas ya no queden bien. Lo más adecuado es buscar modelos que encajen mejor.
  • Desgaste. Unas cortinas descoloridas, desgastadas o incluso rotas pueden arruinar el aspecto de nuestra vivienda, si nos pasa, ha llegado el momento de apostar por nuevos modelos.
  • Anticuadas. Puede que las cortinas estén en perfecto estado, pero se vean pasadas de moda. La decoración ha evolucionado mucho en los últimos años, por eso las cortinas de nuestro hogar se pueden ver totalmente anticuadas, en ese caso, lo mejor es sustituirlas por unas nuevas.
  • Poco prácticas. Si vemos que por cualquier razón las cortinas nos resultan poco prácticas, lo mejor es cambiarlas por otras. Esto puede ocurrir, por ejemplo, si no se puede abrir bien la ventana.

Ahora ya sabes si ha llegado el momento de cambiar las cortinas.

Estilo nórdico: cómo deben ser las cortinas

Cuando vamos a decorar nuestra casa es posible que nos asalten un sinfín de dudas, ya que son muchos los estilos decorativos con los que contamos en el mercado. ¿Cuál escoger? Depende de nuestros gustos, de la moda, de nuestras posibilidades… Pero lo importante es que nos llene nuestra elección y que tengamos claro que no nos vamos a cansar en poco tiempo, ya que para la mayoría de nosotros no es factible cambiar la decoración cada poco tiempo. Una de las tendencias decorativas más actuales es el estilo nórdico, veamos a continuación cómo lo podemos aplicar en nuestro hogar y sobre todo a la hora de escoger nuestras cortinas.

¿Cómo es el estilo nórdico?

Estilo nórdico

Veamos de manera esquemática algunos puntos que nos servirán de ayuda a la hora de tener claro en qué consiste:

  • Luz. La luz es escasa en los países nórdicos, por lo que se intenta crear siempre espacios luminosos, dando protagonismo a las ventanas.
  • Colores. Siguiendo la línea del punto anterior, se opta siempre por los tonos blancos o neutros. Otros como el azul turquesa, el verde mint o el rosa cuarzo se deja para algunos elementos decorativos.
  • Textiles. Los colores de los textiles serán los que veíamos en el punto anterior, pero introduciendo algunos estampados, por ejemplo los geométricos. Se busca siempre que los materiales sean naturales, como la lana, el algodón o el lino.
  • Muebles. Los muebles deben ser los justos, de lineas suaves, sencillos y funcionales. Lo ideal es que sean de maderas claras, como haya, y combinados en blanco.
  • Plantas. Las plantas son vitales en la decoración nórdica.

Cómo deben ser las cortinas en la decoración nórdica

Estilo nórdico

 

Es muy habitual que en el estilo nórdico no se utilicen cortinas, pero por privacidad es difícil prescindir de ella. Optemos por cortinas en colores claros y tejidos que resulten muy suaves y ligeros.

Materiales naturales como el algodón, la seda o el lino son perfectos. Y siempre, siempre buscando que entre en la estancia la mayor cantidad de luz posible.